Saltar al contenido

Cómo limpiar un irrigador bucal

Para que nuestro irrigador bucal nos ofrezca una buena limpieza de nuestros dientes, lengua y encía, el dispositivo debe de estar libre de cal y bacterias. Ya que los residuos dentro de un irrigador son los responsables de que el producto empiece a generar mayor ruido durante su funcionamiento, así como la obstrucción de los tubos o canales internos.

WP 70 classic-opt

Es por ello que debemos de realizar una limpieza de manera frecuente, para así mantener interior del dispositivo en buen estado e incrementar su vida útil lo más posible.

¿Cada cuánto tiempo debemos limpiar nuestro irrigador?

Con el fin de que nuestro irrigador siempre se mantenga libre de residuos y bacterias, lo recomendable es realizar una limpieza profunda cada mes o mes y medio.

¿Cuáles son los materiales necesarios?

Los materiales que requeriremos para llevar a cabo esta limpieza son una esponja de fregar, lavaplatos, vinagre blanco y agua. Lo mejor de estos productos es que son muy comunes en los hogares, por lo que no representarán un gasto extra.

¿Cómo limpiar un irrigador dental?

Esta limpieza está compuesta por una serie de pasos, con el fin de asegurar que cada uno de los componentes del irrigador quede lo más higiénico posible.

Sumergir en vinagre

Primeramente, procedemos a desmontar el tanque y llenarlo con vinagre blanco. En su interior sumergimos todas las boquillas, así como el mango del irrigador.

Dejamos a que el líquido actúe durante cinco minutos y enjuagamos.

El vinagre es un competente sumamente efectivo, capaz de eliminar bacterias y microbios. Además, arrasa rápidamente con la cal, que es uno de los principales agentes que dañan los irrigadores.

Limpiando el mecanismo interno

No nos podemos olvidar del mecanismo interno, ya que ahí es donde se almacena la mayor cantidad de bacterias y cal.

Procedemos a llenar el tanque de agua tibia con 5 cucharadas de vinagre blanco y hacemos funcionar el irrigador, de manera que esta mezcla limpie todos tubos que posee el dispositivo.

Cuando el agua esté por la mitad del tanque, procedemos a apagarlo y dejamos agua dentro de los tubos y canales del aparato.

Pasados 5 minutos, sacamos todo el líquido excedente del tanque, lo llenamos solamente con agua tibia y lo ponemos a funcionar, con el fin de aclarar todo el vinagre aplicado anteriormente.

Enjabonar

Procedemos a enjabonar el tanque, con el fin de eliminar cualquier resto o mancha que pudiera tener.

En caso de que las boquillas o el mango tengan alguna suciedad que el vinagre no fue capaz de eliminar, podemos aplicarle jabón para dejarlos como nuevos.

Si una de las partes de tu irrigador cuenta con alguna mancha rebelde, puedes sumergir el artículo en una solución de agua tibia con lavaplatos durante 15 minutos.

¡Y ya está! Limpiar tu irrigador bucal es de lo más sencillo y te tomará tan solo unos pocos minutos, por lo que te invitamos a hacerlo para que tu dispositivo se mantenga higiénico y funcional.

[Votos: 0 Media: 0]